Brann Dailor: “Mi trabajo es mantener la energía y la emoción”

Dailor 1Mastodon apisonaron este sábado el Azkena Rock Festival, la cita anual que lleva hasta Vitoria a miles de apasionados por el rock que encuentran en las campas de Mendizabala su hogar por un fin de semana. La noche del sábado era para la banda de Brann Dailor, el endorser Meinl y Vater . A unas horas de subirse al escenario, quisimos conocer con él cómo se construye el universo sonoro Mastodon.

– ¿Qué tratas de descubrir al elegir tu set de platos?

– Busco algo que me ayude a sobresalir por encima de los salvajes amplificadores que utilizan mis compañeros. Lo primero de todo, quiero decir que no soy un machacaplatos. Intento acompañarlos de manera suave pero lo suficiente para que saquen su mejor sonido.

– Cuando te hemos visto tocar no nos pareces un ‘cymbal killer’.

De hecho, los platos me duran muchísimo. No hay ninguna razón para machacar los platos. Los platos rinden suficientemente bien cuando los tocas de la manera correcta. Muchas veces los golpeamos más fuerte para dar más dramatismo a nuestra interpretación, pero en realidad no es necesario. Creo que mi forma de tocar se sitúa entre el estilo más heavy y el rock contenido. Para ello, busco platos que me permitan cortar el sonido de las guitarras. Hay un plato que monto a mi derecha, encima de mi ride, que suele ser un heavy crash Mb 20 de 20 pulgadas en el que me apoyo para montar grooves en estribillos. Cuando toco en el crash de 20, trato de que el sonido se prolongue, dándome un colchón entre nota y nota que mantenga la tensión de las guitarras. En ocasiones, utilizo esa misma forma de tocar sobre mi Ghost Ride.

– El Ghost Ride es tu plato signature. ¿Qué se siente cuando Meinl Cymbals te propone hacerlo?

– Me sentí feliz, excitado… Es un orgullo.

– En España se está vendiendo genial.

– ¡Buenísimas noticias! Además, su acabado es diferente a otros. La apariencia es oscura pero, en cambio, tiene una buena cantidad de brillo a la hora de tocar. Me parece un plato con una buena articulación, que te da definición cuando lo pides y abre cuando lo golpeas con el cuello de la baqueta. Una de las cosas que más me gusta es su campana: no son dimensiones de las denominadas megabell, pero me da el volumen y el rango dinámico que necesito para hacer determinados adornos en ella. En algunos platos con campana realmente poderosa, el tamaño influía directamente en el sonido del resto del plato, haciéndolo demasiado heavy y eso es algo que no quería para este signature.

Dailor 2– Cuando os sentáis a crear, ¿qué es lo primero que tomáis como referencia: un riff de guitarra, el ritmo de batería…?

– Somos una banda que ensaya bastante y lo que mejor nos funciona es la repetición. Vamos probando diferentes cosas, tanto el resto de la banda como yo, y vamos eligiendo las mejores partes. En ocasiones sale de una manera natural y otras son partes técnicas realmente complicadas, en las que todos tenemos que definir y clavar nuestras ejecuciones. Lo divertido de todo esto es que, en otras ocasiones, el ritmo más sencillo es el que mejor lleva partes más pesadas. Podemos pasar de los ritmos más extravagantes a composiciones más básicas de bajo, guitarreo y batería.

– ¿Cuál es tu labor en esa forma de ser banda?

– Mi trabajo es mantener la misma energía y emoción, sea cual sea la dificultad, sea cual sea el tipo de tema, por encima de alimentar mi ego tratando de meter cosas que no le van a la canción. Es divertido porque, en ocasiones, trabajamos con una idea que tratamos de desarrollar y, después de darle muchas vueltas, nos damos cuenta de que la mejor era la primera, la más sencilla. Ese tipo de ideas, en ocasiones, las dejamos para los directos, donde algunas canciones se tocan de manera diferente al disco. Quizá el tema no cambie de un día para otro pero, si comparas cómo lo tocamos hoy a cómo lo hacíamos hace dos años, lo hacemos de forma diferente.

– ¿Cómo afronta unos directos tan exactos y a la vez poderosos como los de Mastodon?

– Cuando tocas en una banda en la que las guitarras suelen estar casi todo el tiempo arriba, tienes el deber de trabajar bien las dinámicas, marcando las transiciones, subiendo en los estribillos, bajando en las estrofas, haciendo crescendos… Ese es principalmente mi trabajo en los directos de Mastodon.

Dailor 3– En tus manos tienes baquetas Vater. ¿Qué clase usas?

– Utilizo unas baquetas bastante normales, las Vater 5B de nogal con la bellota estándar.

– ¿Utilizas sólo ese modelo o acudes a otras maderas para otras cosas?

– Utilizo estas baquetas todo el tiempo… sólo éstas, desde los 13 años. Aprendí con ellas y nunca utilicé otras, porque son cómodas y me dan lo que pido.

– Son las siete de la tarde y ya estás en el Azkena. ¿Cómo preparas y vives un día de festival?

– En los festivales nos gusta estar pronto para tener todo preparado para la actuación… luego no hay mucho que hacer. Hablamos con los colegas, con la familia… y echas la tarde con amigos con los que coincides. El Azkena es un gran día porque coincidimos con los amigos de Red Fang, Eagles of Death Metal… No sé cómo eran los backstages de los años 70, con todas las locuras que cuentan, pero hoy en día son así, bastante civilizados. Los primeros diez años de carrera suelen ser un poco más alocados, pero en los segundos diez tratas de estar bien y disfrutar de lo que tienes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *